• Relajado
  • Genial
  • Encantador!
  • Motivador!

Joven Director de Orquestas con Síndrome de Down ofreció concierto en Lechería

Nuestra ciudad se vistió de gala pues tuvimos el gran placer de admirar el desempeño de José Omar Dávila Durán, un talentoso joven merideño que integra la comunidad con Síndrome Down de Venezuela, dirigiendo impecablemente a la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil del Estado Anzoátegui, con la colaboración especial del destacado Maestro Yuri Hung.

Este emotivo concierto lo disfrutamos gracias a la iniciativa de la Fundación Convalores, la cual a través del certamen “Personaje del Año 2011”, incluyó a José Omar como candidato para competir con otros venezolanos representantes del quehacer nacional. Los votos de los internautas en la página web de Convalores decidieron otorgar la distinción a José Omar, quien amablemente decidió venir a recoger su merecido premio a Lechería, obsequiando un concierto inolvidable a todos los que pudimos asistir a disfrutarlo. Fue una noche llena de momentos mágicos. El talento innato y la particular personalidad de José Omar se encargaron de robarse el corazón del público con un dominio de escena único gracias a su majestuoso sentir de la música.

 

 

Según lo expresó su padre, José Omar, quien actualmente tiene 30 años, se inició hace tiempo atrás en el Programa de Educación Especial Musical de FENOSJIV, desarrollado en la ciudad de Barquisimeto, de la mano del Profesor Johnny Gómez, el cual contó inmediatamente con el apoyo del fundador del Sistema Nacional de Orquestas, el Maestro José Antonio Abreu, esparciéndose a muchos núcleos musicales del país.

La oportunidad de contar con este Programa de inclusión musical ha sido para nosotros los padres y muchas familias, un bálsamo de esperanza, y un camino para superar temores y tabúes que tradicionalmente han ensombrecido la existencia, el desarrollo social y educativo de niños y jóvenes con necesidades especiales. La presencia de José Omar esta noche aquí, es un mentís a cualquier conseja de pesimismo y marginamiento a esos seres humanos, pues ellos si reciben comprensión y estímulo permanente de sus padres y su entorno social, pueden canalizar potencialidades, que las tienen a raudales en artes, el deporte y particularmente la música, integrándolos y desarrollándolos mental y socialmente. José Omar es el testimonio de lo que se puede lograr. ¿Si nosotros lo hemos conseguido, por qué otros no lo pueden hacer? Señores, sí se puede si hay amor, comprensión y estímulo, manifestó, José Dávila, padre del talentoso Director.

La música demostró una vez más que es el mejor incentivo de unión y de integración sin importar las diferencias del tipo que sean. Sólo faltan las propuestas y la voluntad por realzar los valores y el trabajo como lo ha venido haciendo la Fundación Convalores. Desde este portal, agradecemos esta hermosa iniciativa que respalda a todos los que día a día soñamos con la inclusión de todas las personas con discapacidad.