Cardiopatías en el Síndrome de Down

Si bien es cierto que Gracias a Dios, Otto no nació con esta grave patología, un gran porcentaje de niños especiales si vienen al mundo con malformaciones en el corazón. El primer estudio con apenas horas de nacido que se le practicó fue una ecografía del corazón, pues entre un 40% y un 50% de los recién nacidos con Síndrome de Down presentan una cardiopatía congénita. El término cardiopatía indica cualquier enfermedad relativa al corazón. Con el de “cardiopatías congénitas” se indican aquellas cardiopatías presentes desde el momento del nacimiento, consecuencia de anomalías en el desarrollo embrionario del corazón (anomalías en su formación), que conllevan a malformaciones que pueden dar lugar a repercusiones clínicas, ya sea en la vida fetal, inmediatamente después del nacimiento, durante la edad pediátrica o a lo largo de toda la vida.

En el Síndrome de Down es conocida la alta incidencia de cardiopatías, lo que en ausencia de una estrategia diagnóstica y terapéutica adecuadas, constituye la principal causa de mortalidad y condiciona en mayor grado la calidad de vida de estas personas. Algunas de estas patologías sólo precisan vigilancia para comprobar que su evolución es adecuada, mientras que otras pueden necesitar tratamiento quirúrgico urgente. Casi la mitad de ellas se corresponden con defectos del septo aurículo-ventricular (ausencia de cierre más o menos completa de la pared que separa aurículas y ventrículos). Una tercera parte (en torno al 30% según las fuentes) son defectos de cierre del septo ventricular (pared que separa los ventrículos entre sí), y con menos frecuencia se encuentran otras patologías como ostium secundum, ductus arterioso persistente o tetralogía de Fallot.

En general casi todos estos defectos provocan paso inapropiado de sangre desde las cavidades izquierdas del corazón a las derechas, aumentando la circulación pulmonar. La tetralogía de Fallot, en cambio, provoca un cortocircuito inverso, por lo que disminuye el flujo sanguíneo pulmonar y aparece cianosis (color azulado por la deficiente oxigenación de la sangre), sobre todo en crisis de llanto o esfuerzos. Esta es una patología grave que precisa cirugía, habitualmente en el primer año de vida, para reparar los defectos. Es frecuente que el examen clínico del recién nacido no ofrezca datos de sospecha por lo que pueden quedar sin diagnosticar en la etapa neonatal hasta un 50% de los recién nacidos con cardiopatía congénita. Por este motivo se recomienda la realización de una ecografía del corazón a todo recién nacido con SD.

En la etapa de adolescencia o adulto joven pueden aparecer defectos en las válvulas cardíacas (Con mayor frecuencia, prolapso de la válvula mitral). Los adultos con SD presentan, en cambio, menor riesgo de arterioesclerosis y unas cifras de tensión arterial inferiores a las de la población general, por lo que se consideran un grupo poblacional protegido frente a enfermedad coronaria (angina de pecho, infarto de miocardio, etc.)

Fuente:
Su hijo con Síndrome de Down. De la A a la Z. Fundación Catalana Síndrome de Down´
Wikipedia


Contactos

Puede comunicarse con nosotros por esta via

  • Tel: 58 414 084-1284
  • Email: info@elmundodeotto.com
  • Web: elmundodeotto.com